UNA VOZ DE ALTURA

ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   nuevo.jpg (5064 bytes)

VIOLENCIA DE GENERO

Sorprendente e increíble la terrible noticia del secuestro, la tortura y finalmente el asesinato de la pequeña Fátima, una niña de tan sólo 7 años de edad. Más de sorpresa nos agarró la prontitud y coordinación con que las autoridades actuaron y que todo hace suponer que las bestias que perpetraron la muerte de Fátima ya están enjauladas, sólo esperamos que la averiguación previa no traiga vicios y sea bien ejecutada para lograr sin misericordia su sacrificio y sepultura, como ejemplo y por el bien de todos.

La sensible muerte de la inocente niña, no deja de ser una expresión terrible del México Bárbaro y de la brutalidad de la violencia de género, así como de la cultura patriarcal machista que sin remedio o tregua afecta a muchas niñas, adolescentes y mujeres en nuestro país, y que monstruosamente se transforma en múltiples caretas para vulnerar su dignidad y su vida hasta llegar al feminicidio. Ante la cruda realidad de por lo menos 11 feminicidios diarios que ocurren en el país, el sol no puede taparse con un dedo, colectivos de mujeres protestaron y condenaron la omisión gubernamental en relación con el brutal asesinato y pintaron su coraje en las paredes de Palacio Nacional con consignas que exigen que se implementen políticas públicas efectivas con perspectiva de género.

Dentro del protegido y exclusivo recinto Nacional, ante los insistentes cuestionamientos sobre acciones concretas frente a los feminicidios, el presidente Andrés Manuel López Obrador, sin elementos de juicio señalaba que su gobierno atiende las causas de la violencia contra la mujer y que las investigaciones del asesinato corresponden a las autoridades capitalinas. Remitió a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, la atención a los reclamos de las féminas, y dándoles atole con el dedo, no descartó la creación de fiscalías especializadas y trabajar con organizaciones ciudadanas con el propósito de sumar esfuerzos. Pero tampoco tardó mucho en criticar el oportunismo mediático y perverso de “sus enemigos”, el neoliberalismo como causa principal de todos nuestros males y los conservadores contrarios a la cuarta transformación.

Ante la tesis presidencial de que el modelo neoliberal es el principal culpable de los hechos, el redentor llamó a no solventar fobias políticas aprovechando el dolor de estos asesinatos, según él, la mujer tiene todo el respeto y las garantías para manifestarse. “La única recomendación, también respetuosa, es que sean manifestaciones pacíficas. Es posible protestar sin violencia, la no violencia es una opción”. En su clase de moral, señaló con su dedito que si tenemos una sociedad más justa, más igualitaria, fraterna, con valores, donde el individualismo no sea lo que prevalezca, sino el amor al prójimo, el que haya mucho cariño, que no haya odios, así vamos a ir enfrentando todos los desafíos, todos los retos.

En ese contexto donde las protestas por feminicidios se han incrementado sin solución alguna, de inmediato, la Cámara de Diputados aprobó un dictamen que tenía listo desde el 30 de octubre de 2019. La reforma, se turnó al Senado y en caso de ser aprobada, se endurecen las penas contra el feminicidio, y se castiga ese delito hasta con 65 años de prisión, cinco más que la pena vigente. Ante los hechos consumados y los que están por venir, como yo lo entiendo y tal vez lo entiendo mal, la violencia contra mujeres y niñas no se soluciona moralizando ni purificando la vida pública, como lo plantean el Mesías Tabasqueño y sus apóstoles.  Como yo lo entiendo la muerte de Fátima reclama justicia y nos exige a gobierno y sociedad en su conjunto más seriedad y no bromas mediáticas para responder con respeto a los legítimos reclamos de la inigualable mujer mexicana.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

25 de Febrero de 2020

 

LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com