UNA VOZ DE ALTURA

ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

  

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   nuevo.jpg (5064 bytes)

LA SALIDA FALSA 

A la cúpula priísta que buscaba una salida airosa para resolver el problema de Peña Nieto, quien no acierta en ninguna de sus decisiones, se le ocurrió aplicarle la solución que hace siglos se le ocurrió a la "Pérfida Abión". Con ello dejaron a Peña Nieto, como la reina Isabel de Inglaterra, quien manda pero no gobierna. 

Escandalizados con todos los desfiguros políticos de un inepto presidente, la vieja guardia de priístas decidió hacer un lado a Peña Nieto y ponerlo a viajar a donde fuera, para no permitirle más gobernar y continuar hundiendo al PRI, con estúpidas ideas como la de invitar al candidato republicano Donald Trump a Los Pinos, que le costó todo el repudio de la gran mayoría de los mexicanos. 

Finalmente, se pusieron duros con Peña Nieto, ante la inminencia de las próximas elecciones en las que se preveía que perderían hasta la camisa los viejos jerarcas del partido más antiguo de México. De no hacerlo, corrían el verdadero peligro de perder las próximas elecciones presidenciales y ante la pérdida de los siguientes comicios y la pavorosa ineptitud de Peña, optaron por ofrecerle lo que más le gusta: mandarlo de viaje a donde sea, con tal de no tenerlo en México, haciendo barbaridad y media. 

Eso, desde luego, no garantiza que el PRI vaya a ganar las próximas elecciones presidenciales, pero se podrán operar los mecanismos de otro fraude o, al menos, intentarlo en serio. Los mañosos viejos líderes priístas están haciendo lo que creen está bien, para sacar al buey de la barranca, y todavía esperan encontrar la solución para reconstruir su partido y crearle, a tiempo una atmósfera que les permita continuar en dirigiendo la política nacional desde Los Pinos. 

Ellos, los patriarcas del PRI, nunca se imaginaron que el enemigo número uno del partido fuera el propio Peña Nieto, por su ineptitud y falta de conocimientos y sensibilidad. Cuando se dieron cuenta, después de tantos errores, optaron por hacer a un lado a Peña, para ver si pueden ganar algo de lo perdido. Sin embargo, fueron tan grandes los errores y el descrédito a la instituciones que es difícil augurar lo que pasará en los próximos meses, porque no las tienen todas consigo, debido a una brutal crisis económica de la que nunca fueron capaces, quienes estaban encargados de dirigir las finanzas del Estado. 

En los próximos meses se verán los resultados de las acciones de los viejos partidarios, y si tuvieron tiempo de corregir la debacle de los priístas "peñanietistas". 

26 de SEPTIEMBRE de 2016

 

LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com