UNA VOZ DE ALTURA

ALEJADRO DIAZ CAMACHO

  

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL  nuevo.jpg (5064 bytes)

LOS PERROS ESTÁN CEBADOS

En México para vergüenzas no ganamos. Al borde de una insubordinación social aún de dimensiones desconocidas en varios importantes estados de la federación, da grima el pequeño grupito que encabeza el poder central del Estado Mexicano otrora brillante y muy politizado. 

Como si no hubiera razones de peso para tratar de actuar con mayor responsabilidad, inteligencia y obligada lealtad, porque no admiten que están jugando con los habitantes de un país, la prepotencia les gana y se pavonean de presentar un "ultimátum" que no pueden cumplir. Esto es se continúa la comedia trágica.  

Específicamente nos referimos a la fecha en que debería marcar un parte aguas en los diferendos políticos del Gobierno del Estado Mexicano, con las llamadas autodefensas populares armadas, creadas en diferentes localidades de Michoacán, para defenderse de las fuerzas del narcotráfico y también, muy presuntamente, creadas con el apoyo gubernamental, después de verse la autoridad del Estado rebasada en sus responsabilidades de mantener el orden social y la civilidad. 

Al equipito de retóricos y aprendices de demagogos gubernamentales, se le ocurrió fijar una fecha para desarmarlos y olvidarse de la obligación que tienen los gobernantes para ejercer la justicia, para lo cual primero requieren desarmarlos y meterlos en cintura.  

La imposición que pretende llevar a cabo el poder federal está fijada para el próximo y muy simbólico diez de mayo. Sin embargo mucho nos tememos que a ese grupito prepotente, si no ese mismo día, si en fecha muy cercana, les van a dar en la ídem. ¿Porqué afirmamos lo anterior? se preguntará el lector, y la respuesta es tan diáfana como transparente; porque esas fuerzas, consideradas levantadas en armas, ya están cebadas. Ya probaron el poder de la unión, y su peso especifico de las que están orgullosas, ya saben que el perro que ha probado manteca lo seguirá haciendo aunque le rompan el hocico. 

Que alguien nos enseñe impresa, en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que un comisionado federal, como el señor Castillo, llámenlo virrey o vicepresidente, puede pisotear la Carta Magna, pasando por sobre un gobernador en pleno ejercicio de sus derechos y ordenarle tal o cual cosa, como que no se estila en un verdadero Estado de Derecho. Sin embargo, si ellos no son expertos en Derecho Constitucional, pues nosotros tampoco.  

Lo único que auguramos, solo como auguras aficionados, es que el problema no se resolverá con sólo dar órdenes, si no se atienden los problemas sociales de mega corrupción, pavorosa desigualdad social, extrema pobreza y mucho menos como es su costumbre, faltando a la palabra empeñada. ¿Recuerdan los lectores aquel slogan de campaña de Peña Nieto "Se los digo y se los firmo ante notario"?

POR GERARDO REYES GÓMEZ

21 de Abril de 2014

 

LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com