UNA VOZ DE ALTURA

ALEJADRO DIAZ CAMACHO

  

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL  nuevo.jpg (5064 bytes) 

EL FRACASO DE LA IMAGEN PRESIDENCIAL

Después de haber pagado los multimillonarios costos para la promoción de la imagen de la joven promesa de presidente a los más poderosos medios de comunicación electrónicos y escritos, el señor Peña Nieto se ha dado cuenta de su fracaso. 

Televisa el medio preferido de comunicación del Señor de Los Pinos, así como toda su red de medios de secundarios de la prensa escrita, se han venido dar cuenta, demasiado tarde, que no pueden hacer milagros.  

Y qué esperaban, cuando la comunidad nacional se percató de que, desde Los Pinos, se habían malbaratado el patrimonio de la nación y que nunca había llegado a caer tan bajo el nivel de aceptación presidencial que, a solo dos años de gobierno, se ha deteriorado tanto, hasta andar cerca del suelo. 

Todavía no hay un control de daños lo suficientemente preciso como para poder calcular con exactitud el monto de los daños causados por el error cometido de haber aceptado a un hombre en la Presidencia que ha demostrado no saber caminar por el sendero del poder, sin crear enormes daños a la seguridad del país y al prestigio internacional en todo el concierto de las naciones. 

Un hombre obligado a rendir falsa pleitesía a las fuerzas armadas, hasta cuando se trata de justas recomendaciones para respetar los Derechos Humanos de la disidencia, cuando se demuestran gravísimos excesos de las fuerzas castrenses, en fusilamientos extrajudiciales, como en el caso Tlatlaya del Estado de México. 

¿De qué sirvió el vil desembolso de cuantiosos recursos del pueblo para pagar una falsa imagen pública del Jefe del Ejecutivo, si son millones de mexicanos los que rechazan esa prefabricada y tramposa imagen que los lastima y los ofende? 

¿Puede el hombre tomar tan equivocadas decisiones, así se trate del Jefe del poder central y tener una banda tricolor que le cruza el pecho, ofender a la comunidad a la que gobierna ninguneándola sin tomar en cuenta ni siquiera su opinión? 

¿Puede, el mismo hombre, mostrar tanta indiferencia hasta permitir el asesinato de jóvenes estudiantes, cuyo único delito es haber nacido pobres y ser cada día más pobres por parte de un  injusto sistema que los explota y quiere desaparecerlos, no solo en la legalidad profesional, sino en su vida biológica misma? 

Las encuestas son apabullantes, el consenso es generalizado, el rechazo es casi total, y solo lo aceptan los poderosos, y eso a regañadientes, porque trabajan para él bajo los designios del poder ilegítimo que conlleva en la estructura de la autoridad federal. Pero que no se haga ilusiones, si ya se está tambaleando su famosa Reforma Energética, solo es cuestión de tiempo el resto de sus llamadas reformas; con todo y los peleles que lo respaldan en el Congreso, los llamados Padres de la Patria y sus execrables diputados.

POR GERARDO REYES GÓMEZ

27 de OCTUBRE  de 2014

 

LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com