UNA VOZ DE ALTURA

ALEJADRO DIAZ CAMACHO

  

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL  nuevo.jpg (5064 bytes)

En estas páginas como en otros muchos cientos, si no miles de páginas, utilizando la información dura disponible y creando periodismo de investigación, llevando a cabo serios análisis de la misma, se le ha demostrado a quien se dice jefe del Poder Ejecutivo que se equivocó cuando seleccionó el camino para hacerse del poder político de la nación.  

Al mismo tiempo se le hizo saber, con toda claridad los peligros de que la mayoría de los ciudadanos de la nación lo consideraran traidor a la patria y, al mismo tiempo como vendedor estrella del patrimonio nacional al imperio.  

El con todo su derecho él hizo oídos sordos y no se dio por aludido, más bien aplicó la misma fórmula de un distinguido priísta del siglo pasado que cuando uno de sus colaboradores más cercanos se le acercó quejumbroso, de que estaba siendo presionado por algunos periodistas, debido a su actuación, Don Fidel Velásquez le contestó con firmeza: "mire compadre no sea pendejo;  para qué los lee". 

Con esa misma actitud el señor Peña Nieto, ha ignorado sistemáticamente lo que se escribe en los medios de comunicación independientes o, para ser precisos, no cooptados por el gobierno del Estado.  

Sin embargo, el ignorar los mensajes de la oposición no significa que muerto el perro se acabó la rabia porque, como ahora sucede con la ciudadanía, el número de lectores que no creen en el presunto Estado de Derecho mexicano en el que vive envuelto y protegido el señor Peña también se esta desdibujando de legalidad y, más tarde o temprano, terminará por ser rechazado por la comunidad nacional, por carecer de sustento legal y legítimo. 

Por más millones de pesos o de dólares que gaste el señor Peña para  vender su imagen a través de los medios de comunicación cooptados por el gobierno del Estado, no podrán ser suficientes para borrar la realidad, porque ésta puede ser modulada en sus percepciones, pero no puede desaparecer como el humo de un incendio, o las emanaciones de una cloaca por mucho tiempo, siempre quedará el fétido tufillo que denote su pestilente existencia. 

Por el momento la estrategia del Gobierno está rindiendo pingues ganancias al Poder Ejecutivo, en materia robo en despoblado del patrimonio nacional, pero llegará la hora en que sea tan numeroso el grupo de mexicanos inconformes que no los puedan contener. 

Hacemos este aviso a tiempo, para que después no se quejen los señores del poder de haber causado una reacción tan grande que no van a poder manejarla. .

POR GERARDO REYES GÓMEZ

21 de JULIO de 2014

 

LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com