Linea Directa


 

 

FANTASMAS EN LA CANCILLERÍA MEXICANA

Por Gerardo Reyes Gómez (LD 25-02-08)

La canciller Patricia Espinosa, sin deberla ni temerla, vive con uno de los fantasmas que le heredara Jorge Castañeda Gutman, el espía ascendido a secretario de Relaciones Exteriores de Vicente Fox, y aunque ella parece que está curada de espantos, no podría dejar de sentir algún escalofrío cuando se mete con gente tan peligrosa como los de la CIA.

Sucede que sobre el escritorio de la canciller Espinosa se encuentra un documento legal español para atender una solicitud de definición de extradición de un ex agente de la CIA de nombre Ricardo Miguel Cavallo quien fuera extraditado por México, cuando el canciller se llamaba Jorge Castañeda. Este delincuente llevaba tres años encarcelado en México, por haber dirigido un operativo secreto de la famosa agencia de inteligencia estadounidense, cuando al Periódico Reforma le fue filtrada información de que se trataba de un agente encubierto, para recabar información estratégica en México; y él aceptó al  hacerse cargo del RENAVE (Registro Nacional de Vehículos) con la debida autorización de la Secretaría de Economía mexicana.

Con la información que le filtraron al Periódico Reforma, venían anexas las pruebas de que Cavallo tenía graves cuentas pendientes con la justicia argentina, su país de origen, donde éste estaba acusado de múltiples delitos durante la guerra sucia que mantuvo la CIA en contra de los movimientos de partidos comunistas latinoamericanos. Luego, resultó ser muy fácil sumar dos más dos y darnos cuenta que el propio Cavallo había trabajado para la CIA, ejerciendo la tortura en contra de la disidencia argentina.

Por alguna extraña razón, de la que no quiero acordarme, en Línea Directa establecimos la conexión entre Cavallo y el canciller Jorge Castañeda. Y hete aquí que contando con el denominador común que los identificaba como compañeros de la Agencia, el entonces canciller Castañeda logró la extradición de Cavallo a España, donde estaba muy de moda el juez Garzón, como implacable perseguidor de crímenes conectados con genocidios. Pero a nosotros nos dio mala espina la operación de extradición y concluimos que lo que Castañeda Gutman deseaba era brindarle protección a Cavallo, cosa que al parecer está ahora, en 2008, logrando.

En tiempos de la extradición de Cavallo a España, en México se respiraba un ambiente de desconfianza hacia la CIA, porque el RENAVE, más parecía un operativo de la delincuencia organizada internacional, que un operativo de inteligencia. Fue tan sucia la operación, que le costó la vida a un subsecretario de Estado mexicano, el funcionario Carlos Ramos Tercero, ejecutado en los parajes de La Marquesa.

Ahora a casi siete años de la extradición de Cavallo se ve que la decisión tomada por Castañeda logró mantener a salvo a Cavallo. y está en posibilidad de quedar libre, debido a que la justicia española posee un principio jurídico que reza así: nadie puede estar encarcelado sin ser sometido a juicio, durante un periodo mayor a siete años.

Esto no quiere decir que Cavallo pueda quedar forzosamente en libertad. Pero si España hubiera querido enjuiciar a Cavallo, ya lo hubiera hecho, o hubiera podido extraditarlo a Argentina. Por lo que no nos queda sino pensar que la España de Aznar es muy diferente a la de Felipe González.

De lo que no nos cabe la menor duda es que Castañeda Gutman, protegió al hermano de su mismo dolor. Y si la canciller Espinosa maneja con tacto e inteligencia el asunto, podrá deshacerse del molesto fantasma que le heredó “el güerito” de la CIA y, al mismo tiempo, hacer justicia.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com